Ministerio del Interior capacita en Seguridad Ciudadana a estudiantes de la Sierra y el Oriente

Ministerio del Interior capacita en Seguridad Ciudadana a estudiantes de la Sierra y el Oriente

La Subsecretaria de Seguridad Interna del Ministerio del Interior, Karla Benítez, durante la inauguración del Campo de Acción Estudiantil señaló que esta actividad académica tiene como objetivo crear dentro de la juventud que cursa la educación media en la Sierra y el Oriente, una  cultura de la seguridad ciudadana.

Esta cartera de Estado, en coordinación con el Ministerio de Educación y la Policía Nacional, impulsa un nuevo concepto de conciencia cívica como parte del proceso de acercamiento de la institución policial hacia la comunidad.

Otro objetivo es ofrecer a los estudiantes medidas de autoprotección para precautelar su integridad física y así colaborar en la cristalización de un objetivo común como es la seguridad ciudadana, y ser parte activa de un proceso en el cual todos los ciudadanos tienen la responsabilidad constitucional de aportar en pro de una sociedad digna, en pleno derecho de vivir una vida libre de violencia.

La delegada del Ministro del Interior renovó el compromiso de “jugarse el todo por el todo y trabajar incansablemente para disminuir y controlar la criminalidad y delincuencia y que la sociedad ecuatoriana viva en un ambiente de paz y tranquilidad”.

Jóvenes rebeldes ante el crimen y la violencia


El General Juan Carlos Rueda, Comandante de la Zona 9 en Quito, expresó que “los jóvenes son rebeldes ante el crimen y la violencia y que deben indignarse ante el problema de la inseguridad y de las drogas. Informó que este proceso educativo que va a durar de enero a junio permitirá fortalecer y profundizar conceptos, mecanismos y estrategias para crear y tener una cultura de la seguridad ciudadana”. Se debe prevenir con la educación a los jóvenes, la generación de violencia en grupos juveniles y la formación de pandillas que después se constituyen en peligrosas bandas.

Educación basada en valores


El Coronel Edmundo Moncayo, Director Nacional de la Policía Comunitaria dijo que van a intentar poner algo de historia, cultura, costumbres, valores  y sueños en la vida de cada uno de los estudiantes. Es parte del nuevo enfoque de la Policía comunitaria y buscamos una solución armónica de los problemas, ofreciendo un sentido de pertenencia y de identidad a los jóvenes, insistió.

El Director Nacional de la Policía Comunitaria explicó que “la educación al menor impedirá castigar al adulto y ustedes, compañeros policías son el referente de una institución que apela al  esfuerzo de sus hombres para conseguir ese tan anhelado reconocimiento de la sociedad”.

Este espacio fue creado para ustedes y esperamos lo acepten; esta fue una opción voluntaria de una poderosa motivación que la inspiraron sus maestros en  la búsqueda de lograr una educación fortalecida, diferente y que permita un desarrollo óptimo dentro de la sociedad. En el Distrito Metropolitano este proceso de enseñanza-aprendizaje se desarrollará en 11 sedes establecidas previamente, en las cuales se concentrarán los estudiantes de los 28 colegios inscritos.

Compromiso de estudiantes


Daniel López, del colegio María Eufrasia, fue el estudiante que representó a los colegiales, quien recalcó el compromiso que tienen los jóvenes con la policía y la sociedad para consolidar conceptos que permitan vivir en paz y tranquilidad. Los padres de familia que acompañaron a sus hijos apoyaron este proceso de educación extracurricular que permitirá alejarlos del problema de las drogas, del vicio; tener un colegio seguro, una juventud con mayor conciencia social y una sociedad sana.

Esta ceremonia de inauguración se realizó en el campo de ceremonias de la Escuela Superior de Policía ubicada en Pusuquí, dentro de un marco de color, sol y alegría y en el cual se presentó un grupo de bastoneras del colegio Alvernia y un festival canino que sorprendió al público presente que aplaudió efusivamente la actuación del Centro de Adiestramiento Canino. Estuvieron presentes autoridades del Ministerio de Educación, del Ministerio del Interior, el alto mando policial, estudiantes de primero y segundo año de bachillerato de 28 centros educativos de Quito, padres de familia e invitados especiales.