Expertos internacionales compartirán experiencias con analistas de Control Migratorio de Quito y Cotopaxi

Quito. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Proyecto de Fortalecimiento Institucional de las Unidades de Control Migratorio (Pfiucm), del Ministerio del Interior, realizará el taller ‘Perfiles criminales aplicados a la detección de los delitos de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes’.

Nelly Aguirre Pérez, gerenta del Pfiucm, destacó la importancia de esta capacitación, porque permite que expertos internacionales compartan sus conocimientos y experiencias con los analistas de Control Migratorio de los aeropuertos Mariscal Sucre de Quito y de Cotopaxi.

Rogelio Bernal Gascón, jefe de Misión de la OIM en Ecuador, inauguró el evento y señaló que temas como trata y tráfico de personas no es lejano, pues es un delito que día a día crece. Son temas que deben ser analizados e investigados, acotó el funcionario internacional.

El expositor del taller es el consultor costarricense Luis Fernando Centeno Muñoz, quien es especialista en estrategias de combate de delitos contra el crimen organizado, principalmente en tráfico ilícito y trata de personas. Además, es consultor internacional en temas contra el crimen organizado y Derechos Humanos, con énfasis en trata de personas y tráfico de migrantes.

El primer día del taller se tratarán los temas, construyendo conceptos sobre trata de personas: definición, fases y características; construyendo conceptos sobre el tráfico ilícito de migrantes: definición, etapas y modalidades; aplicación de los conceptos en el derecho interno, la detención e investigación del delito; Casuística: práctica en grupos con casos reales.

Video:

El segundo día del taller se tratará sobre la mecánica de los perfiles aplicados a la detección de la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes: definición de perfil, objetivo, tipos. Caracterización de la trata de personas: Fases de captación, traslado, transporte y explotación. Características de víctima, tratante, lugares y medios de transporte; modus operandi de las redes y los tratantes individuales; análisis del mercado (demanda), métodos de captación, traslado, transporte, rutas, formas de pago; caracterización del tráfico ilícito de migrantes: etapas.

Características de los migrantes objeto de tráfico, traficante, lugares y medios de transporte; modus operandi de las redes y los traficantes individuales: métodos de promoción, transporte, rutas, formas de pago; y aplicación del uso de perfiles criminales en la detección de la trata de personas: prácticas de la detección con el uso entrevista en la estación de trabajo y la inspección en el campo, mecanismos de referencia.

El curso tiene una duración de 16 horas y se capacitarán 80 analistas de Control Migratorio. El taller se desarrollará en el Hotel Embassy, Salón Imbabura (Av. Presidente Wilson E822 y 6 de Diciembre), en Quito. Se realizará en dos grupos, el A se efectúa el 20 y 21 de abril de 2015, y el grupo B el 22 y 23 de abril de 2015. /Redacción Quito.

Fotografías:

Cuando ni el cielo es el límite para los sueños, se puede volar tan alto como el cóndor

Quito. Desde que ingresó a la Escuela Superior de Policía, Elizabeth jamás se imaginó ser piloto de helicóptero y enrolar las filas del Aeropolicial. Ahora es la segunda mujer que forma parte de esta unidad que vigila, protege y ayuda a la ciudadanía desde el cielo.

Decidió no contarnos su edad, a pesar de preguntarle ‘off de record’. Puedo calcular que no llega a los 30. Es delgada, blanca, de cabello lacio color café y unos ojos negros azabache, que denotan alegría así no ría a carcajadas.

Elizabeth Galarza aprovecha su juventud cada momento. Su figura esbelta resalta con el overol verde olivo del Aeropolicial, unidad a la que pertenece desde el 2010. Ese año se presentó la oportunidad de postularse a los procesos de selección y ser, de 30 aspirantes, la única mujer que aprobó el curso en ese año. Con ella, el Aeropolicial cuenta con dos mujeres pilotos.

Pánico escénico

Confiesa tener pánico escénico, aun así ríe sin nervios mientras se sienta en la silla de piloto de un helicóptero M2, de origen francés. De él conoce absolutamente todo, desde el tipo de motor, hélices, controles, si las puertas son deslizables o removibles, hasta el tiempo de duración de la carga de combustible, el rotor del motor principal que sustenta la aeronave… todo.

Un aprendizaje que parece algo complicado pero que le resultó fácil de asimilar con dedicación y esfuerzo, más el apoyo de los instructores de la unidad que son expertos en el tema, comentó Elizabeth. Es casada hace apenas un mes. Su esposo es un pilar fundamental para su trabajo. Él la apoya plenamente pese a los horarios o viajes que debe realizar. “Él sabe que amo mi trabajo, me encanta lo que hago y soy feliz, así que él también lo es”, comenta.

Volar fue siempre su sueño

Para llegar al curul del pilotaje tuvo que primero ser piloto de ala fija (aviones) y luego, piloto de ala rotatoria (helicópteros), especialización con la que ahora cuenta. Ella admite que volar siempre fue su sueño, pero que jamás llegó a pensar que podría hacerlo y, mucho menos, que mediante esa labor pudiera ayudar a la comunidad.

Al terminar de escuchar estas palabras, es inevitable no pensar en Helen Keller y su interrogante de ¿por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar? Algo que, sin duda, Elizabeth hizo. Jamás se contentó con solo trabajar por tierra o en una oficina. Deseó volar alto y lo consiguió.

Vidas en sus manos

Sus manos, impecables y decoradas con un esmalte que cambia de color con los rayos de sol, cogen el casco verde en cuyo interior están unos auriculares que sirven para comunicarse con su copiloto y con el personal de base. Se coloca minuciosamente el casco, para evitar dañar el sencillo peinado que tiene, luego ajusta el asiento y se coloca el cinturón de seguridad.

Ella indica que antes de poder subirse a pilotear hacia alguna parte del país, debe revisar las características de la nave que le designen, sus partes, técnicas, hasta física y matemáticas, para hacer cálculos del combustible y su duración de acuerdo al tiempo de vuelo estimado. Sobre sus hombros recae la vida de las personas que la acompañen durante la misión, por eso debe tener todo fríamente calculado.

“Antes de ir a una misión, primero planificamos en tierra el tiempo de vuelo, los puntos de recarga para el combustible, la ruta y el mapa”, indica. A esto se le suma la ubicación que debe tener y el excelente manejo de una brújula y GPS para evitar perderse.

Le pregunto por la primera vez que voló. Arbitrariamente asumo que debe ser una experiencia inimaginable, algo difícil de describir. Elizabeth solo ríe, y expresa que es una vivencia maravillosa poder sentirse libre, surcar los aires como las aves.

Video:

Rescate y ayuda de víctimas desaparecidas

Es quiteña pero vive ahora en Guayaquil. Como migrante de un clima cálido a uno frío, le pregunto cómo fue para ella este cambio. Afirma que está contenta y a gusto y recalca que cuando uno ama lo que hace y cumple a diario su sueño, la ciudad en la que viva es indiferente.

Dentro de su experiencia como piloto está el servicio que presta el Aeropolicial para la búsqueda y rescate de víctimas. No basta que lo diga en palabras, su rostro refleja la satisfacción que le produce poder servir a la comunidad y ayudar a las familias de los desaparecidos.

“Uno se llega a vincular con los familiares, su situación y la angustia. La búsqueda termina siendo personal”, afirma. Cuando el vuelo no trae consigo resultados, la frustración invade a Elizabeth; sin embargo, como mujer perseverante que demuestra ser, persiste en el objetivo sin sentir cansancio. Su amor al trabajo y a la comunidad no le permite detenerse hasta recuperar la sonrisa de las familias y que las lágrimas de angustia, sean de alegría.

Como si fuera un cóndor, Elizabeth alista sus “alas”, revisa los controles y el equipo. Busca la posición adecuada y emprende el vuelo. Un vuelo que representa el cumplimiento diario de sus sueños. Sueños que a diario aumentan como las nubes del cielo y que sin duda los conquistará. /Redacción Quito.

Fotografías:

La seguridad en el concierto de Ha-Ash y Río Roma estuvo garantizada con la presencia de 63 miembros del orden

Quito.- La Policía Nacional del Ecuador, en conjunto con la Intendencia de Pichincha, garantizó el control y orden público en el concierto que brindó el dúo mexicano Ha- Ash, junto a Río Roma, en la capital de los ecuatorianos.

La lluvia en la fría noche capitalina no pudo opacar la emoción que los fanáticos de las agrupaciones sentían. Poco a poco, el aire se volvía más cálido y las risas colmaban el ingreso al Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

La Policía Nacional, a través de sus miembros de las unidades especiales Dinapen y Antinarcóticos, controló que no se ingrese sustancias estupefacientes al lugar, y brindaron soporte y protección a los menores de edad y a sus familias, quienes se dieron cita para disfrutar de un espectáculo de música romántica, colmado de luces, sonidos y color.

Se vivió un espectáculo bipolar, algunas de las melodías eran coreadas en una explosión de alegría y otras con nostalgia y tristeza, sonrisas y lágrimas iban y venían en los rostros de los asistentes. Cada espectador revivía su propia historia.

Video:

Control de bebidas alcohólicas

La Intendencia de Pichicha realizó el control del ingreso y consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos, además de garantizar la seguridad en camerinos para los artistas y en los graderíos para los espectadores.

“El operativo de control de mantenimiento del orden público se desarrolló desde las 15h30, con la participación de 60 policías y tres oficiales, quienes realizaron labores preventivas. Se contó con el apoyo de las unidades especiales de Antinarcóticos, Dirección Nacional de Inteligencia (DGI) y Policía Judicial, que se distribuyeron estratégicamente alrededor de la Casa de la Cultura para precautelar la seguridad ciudadana”, detalló el teniente Juan Ramos, oficial a cargo del operativo de seguridad. / Redacción Quito.

Fotografías:

La seguridad en el concierto de Ha-Ash y Río Roma estuvo garantizada con la presencia de 63 miembros del orden

Quito.- La Policía Nacional del Ecuador, en conjunto con la Intendencia de Pichincha, garantizó el control y orden público en el concierto que brindó el dúo mexicano Ha- Ash, junto a Río Roma, en la capital de los ecuatorianos.

La lluvia en la fría noche capitalina no pudo opacar la emoción que los fanáticos de las agrupaciones sentían. Poco a poco, el aire se volvía más cálido y las risas colmaban el ingreso al Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

La Policía Nacional, a través de sus miembros de las unidades especiales Dinapen y Antinarcóticos, controló que no se ingrese sustancias estupefacientes al lugar, y brindaron soporte y protección a los menores de edad y a sus familias, quienes se dieron cita para disfrutar de un espectáculo de música romántica, colmado de luces, sonidos y color.

Se vivió un espectáculo bipolar, algunas de las melodías eran coreadas en una explosión de alegría y otras con nostalgia y tristeza, sonrisas y lágrimas iban y venían en los rostros de los asistentes. Cada espectador revivía su propia historia.

Video:

Control de bebidas alcohólicas

La Intendencia de Pichicha realizó el control del ingreso y consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos, además de garantizar la seguridad en camerinos para los artistas y en los graderíos para los espectadores.

“El operativo de control de mantenimiento del orden público se desarrolló desde las 15h30, con la participación de 60 policías y tres oficiales, quienes realizaron labores preventivas. Se contó con el apoyo de las unidades especiales de Antinarcóticos, Dirección Nacional de Inteligencia (DGI) y Policía Judicial, que se distribuyeron estratégicamente alrededor de la Casa de la Cultura para precautelar la seguridad ciudadana”, detalló el teniente Juan Ramos, oficial a cargo del operativo de seguridad. / Redacción Quito.

Fotografías:

Tenientes políticos participaron en taller de liderazgo social

Quito.- La tarde de este sábado 18 de abril, se llevó a cabo el taller ¿Cómo convertir el liderazgo social en liderazgo político?, a cargo del experto español Antonio Rodríguez.

Con el objetivo de mejorar el contacto y servicio hacia la comunidad, a través de plataformas digitales como las redes sociales, el Ministerio del Interior realizó un taller y sesión de trabajo a cargo del español Antonio Rodríguez.

Sin importar las distancias, mediante las salas de capacitación de todos los ECU-911 en todo el país, los cerca de 900 tenientes políticos de esta cartera de Estado se conectaron vía streaming con la clase dictada en Quito.

Felipe Fiallos, director de Gestión de Seguridad Ciudadana, indicó que mediante el taller se busca enseñar a los tenientes políticos y gestores de la seguridad ciudadana, sobre el manejo de las redes sociales como un mecanismo de comunicación de la información, que generan las dependencias en todo el país y que muchas veces no es visualizada.

Video:

Fiallos señaló que esta es la primera de muchas capacitaciones, las cuales traerán como resultado la difusión de las gestiones en seguridad, política, cultura, entre otras. El taller estuvo compuesto por dos partes, la primera, una charla por parte Antonio Rodríguez, quien explicó el potencial del manejo de redes sociales para crear vínculos con la ciudadanía de todas las edades. La segunda, fue un pequeño conversatorio con las dependencias de las otras provincias, quienes presentaron sus interrogantes a Rodríguez.

María Mercedes Borja, teniente política de Conocoto, extendió sus felicitaciones al ministro del Interior, José Serrano, y a los organizadores del taller, por esta iniciativa. “Para nosotros como autoridades, es muy importante estar capacitados en el tema de política comunicacional”, expresó.

Borja comentó que en la parroquia de Conocoto implementará una red a nombre de la tenencia política, con el fin de difundir las actividades a las que se dedica la comunidad y ver la forma de trabajar de manera dinámica con la población. /Redacción Quito.

Fotografías:

400 adultos mayores aprenden defensa personal, en el Distrito Quitumbe

Quito.- Sin importar sus ‘sesenta y piquito’, 400 adultos mayores dejaron sus casas una vez a la semana para acudir a las instalaciones del Comando Policial del distrito Quitumbe, al sur de Quito, para capacitarse en técnicas de seguridad personal.

Durante tres meses, los adultos mayores participaron en distintos talleres y dinámicas grupales en las que aprendieron técnicas y habilidades de defensa personal. Estos conocimientos fueron impartidos por los gendarmes del comando, quienes además integraron a los participantes a los sistemas de seguridad, mediante grupos de vigilancia que alerten a los efectivos en caso de presentarse algún delito.

La mañana de este sábado 18 de abril se realizó la clausura del taller. Evento que contó con la participación de la coronela Gabriela Gómez, comandante del distrito; Lenin Zulca, comisario; gendarmes que integran el distrito y los adultos mayores.

El patio del comando se llenó de algarabía y baile, gracias a la presentación del grupo Sesenta y piquito que deleitó a los presentes con coreografías, al compás de las músicas entonadas por la banda musical de la Policía Nacional.

Video:

Gabriel Tipán, participante, expresó su satisfacción por los conocimientos recibidos para poder defenderse. Él comentó que aún no ha puesto en práctica las técnicas adquiridas, pues en el barrio San Gregorio, donde vive, tienen implementado algunos sistemas de seguridad que han alejado a la delincuencia.

17 subtenientes se suman al distrito Quitumbe

Por otra parte, a partir de este sábado 18 de abril, 17 nuevos subtenientes enrolan las filas policiales del distrito Quitumbe, así lo señaló la coronela Gabriela Gómez.

Los subtenientes, que corresponden a la promoción LXXV de oficiales, reforzarán los patrullajes y las distintas actividades que ejecuta el comando, para velar por la seguridad de los ciudadanos del sector. / Redacción Quito.

Fotografías:

50 adolescentes fueron recuperados de una ‘caída’ por miembros de la Dinapen

Quito.- La Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) recuperó 50 adolescentes en una discoteca ubicada al sur de la capital, la misma que fue clausurada por la Intendencia de Pichincha.

Aproximadamente a las 20h00, del viernes 17 de abril, miembros de la Dinapen, en conjunto con la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO), Policía Nacional e Intendencia de Pichincha, 50 en total, realizaron un operativo de control en una ‘caída’ de estudiantes, en un centro de diversión nocturna, ubicado al sur de Quito.

El local que incumplía las normas sanitarias, como la falta de acceso de salida, expendio de bebidas alcohólicas a menores de edad y el ingreso ilegal de los mismos, fue clausurado por el intendente de Pichincha, Edwin Castelo.

Castelo indicó que como parte de las medidas de sanción, a más de la clausura definitiva, se generó una citación al propietario del local para que rinda testimonio a las autoridades. Además, se decomisó botellas de cerveza, otros licores, equipos de sonido y el mobiliario para evitar su reapertura.

Video:

Ismael Báez, mayor de la Dinapen a cargo del operativo, señaló que el personal de la dirección realizó un trabajo de inteligencia de dos meses aproximadamente. Los adolescentes encontrados fueron registrados y retirados del lugar.

Clausura night club clandestino

Pese a no contar con los permisos adecuados y haber sido clausurado definitivamente hace un mes, el night club Mango, ahora con el nombre de Conejitas, funcionaba clandestinamente frente al parque Bicentenario, al norte de Quito.

En el lugar se encontraban dos clientes y cinco trabajadoras sexuales y también fue nuevamente clausurado de forma definitiva por la Intendencia de Pichincha. El operativo dejó como saldo la citación al administrador del lugar, el retiro de las bebidas alcohólicas y mobiliario del local, debido a la contravención de la Ley y la falta de condiciones sanitarias adecuadas. / Redacción Quito.

Fotografías:

Ministerio del Interior receptó denuncias de la comunidad durante Feria Ciudadana

Quito.- Miembros de la Policía Nacional y delegados de la Comisaría Cuarta atendieron a la comunidad durante Feria Ciudadana en el Enlace 420 del Presidente Rafael Correa.

Cientos de quiteños se congregaron la mañana del sábado 18 de abril, en la Liga Deportiva de Puengasí, lugar donde se llevó a cabo la Feria Ciudadana.

Con el objetivo de estar en constante acercamiento con la comunidad, el Ministerio del Interior, junto a la Comisaría Cuarta; miembros de la Policía Nacional y representantes del Departamento de Migración, se hicieron presentes con tres stands, para promocionar los programas que oferta esta cartera de Estado.

Video:

Mónica Angueta, representante de la Comisaría Cuarta, indicó que durante el evento se receptó denuncias por parte de los ciudadanos. Entre ellas estuvieron: el desorden público, la venta ilegal de licor y sustancias estupefacientes. Las mismas serán direccionadas a las dependencias correspondientes para su atención inmediata. Al mismo tiempo, los miembros del orden dieron charlas a la comunidad sobre el programa de Botón de Seguridad, para luego proceder a la activación del mismo.

Angueta señaló que aproximadamente 100 botones se instalaron durante la Feria. Para jugar con los niños, Paquito Policía se hizo presente junto a sus amigos, quienes disfrutaron del acto y se fotografiaron con grandes y chicos.

En otro stand, el Departamento de Migración del Ministerio explicó a la comunidad de Puengasí los servicios que ofrece esta unidad, así como el tiempo de permanencia permitido en otros países, las restricciones migratorias para viajar y las medidas de seguridad a tomar en cuenta antes de ir a otro país.

Jonathan Lozano, ciudadano, calificó de positiva la presencia del Ministerio, ya que de esa manera se mantiene en constante contacto con la comunidad y brinda atención de manera oportuna, sin trámites complicados. / Redacción Quito.

Fotografías:

550 jóvenes del colegio Terranova fueron capacitados sobre el riesgo de las drogas

Quito.- El Ministerio del Interior y la Policía Nacional, a través de la Dirección Nacional Antinarcóticos, capacitó con charlas y talleres a 550 estudiantes de séptimos hasta primero de bachillerato, del colegio Terranova. Esta iniciativa surgió desde las autoridades de la Unidad Educativa, con el fin de que sus alumnos se sensibilicen sobre los riesgos del alcohol, cigarrillo y drogas.

Luis Hernández, rector del colegio, señaló que esta campaña de concientización busca que los estudiantes refuercen sus conocimientos sobre las drogas y el alcohol. “La prevención es la parte más importante para evitar que los chicos presentes problemas de drogas, agradecemos a la Policía Nacional por la cercanía con los estudiantes, hacen un buen trabajo”, indicó.

Natalia Jaramillo, directora de Control de Drogas Ilícitas del Ministerio del Interior, estuvo presente en el cierre de la campaña y señaló que el Ministerio colabora con los llamados de los distintos establecimientos educativos para realizar este tipo de campañas. “Hemos visto que los jóvenes ven a los policías como sus amigos y este también era el objetivo, que sientan confianza y sepan que pueden contar con ellos”, añadió la funcionaria.

Video:

El evento de cierre se realizó en la cancha principal de la unidad educativa. Paquito y sus amigos empezaron el show con sus divertidos cuentos, los mismos que llevaban un mensaje de solidaridad entre compañeros y de prevención ante robos, secuestros y demás delitos. Luego, el Centro Regional de Adiestramiento Canino (Crac) realizó la presentación con seis canes que saltaron entre obstáculos, bailaron y emocionaron a todos los estudiantes del colegio.

El cabo primero Marcos Cárdenas fue quien impartió sus conocimientos sobre las drogas y el alcohol. Para el policía, los alumnos tienen conocimientos de las drogas, “lo que nosotros hacemos es reforzar sus aprendizajes, a través de videos y de shows como estos, el mensaje de decir no a las drogas es mejor receptado”, finalizó. / Redacción Quito.

Fotografías:

Proyecto ‘El Policía es tu Amigo’ integró a los vecinos del Comité Del Pueblo

Quito.- Una fiesta vivieron los moradores del Comité del Pueblo, este viernes. La Policía Nacional, a través del proyecto ‘El Policía es tu Amigo’, convocó a todos los moradores del popular barrio del Comité del Pueblo, en el norte de Quito.

Esto, con el fin de que observen un show con canes amaestrados del Centro regional de Adiestramiento Canino (Crac), caballos de la Unidad de Equitación y Remonta, además de un servicio médico móvil.

Para el capitán Diego Quiroga, jefe de los circuitos La Bota y Mirador, este proyecto es parte de los lineamientos impartidos por el Ministerio del Interior y la Policía, con el fin de acercarse más a la comunidad y confraternizar con ellos. “La Policía ha realizado trabajos de participación e integración con la comunidad, con el fin de que vean que los policías somos amigos, nos tengan confianza y nos puedan llamar ante una emergencia”, dijo el oficial.

Video:

El evento se realizó en el estadio de la Liga Barrial del Comité del Pueblo, donde cerca de 200 personas observaron la presentación de Paquito y sus amigos, y pudieron tomarse fotografías con los caballos de la Policía. Adultos mayores fueron atendidos en el centro médico móvil en compañía de los uniformados.

Janeth Benavides, miembro del Comité de Seguridad del barrio, señaló que estos proyectos con la comunidad son positivos, ya que la Policía se ha integrado a la comunidad y realiza actividades para los niños y para los adultos. “Con este trabajo se han reducido los delitos en el sector, como los robos, vemos que ahora los miembros policiales patrullan con más frecuencia y son amables”, dijo.

El joven Alexander Barahona destacó el trabajo de los uniformados. “Antes ellos eran déspotas, pero ahora hay un gran cambio, apoyan a la juventud con estos actos, ya no nos tratan mal sino ahora con respeto. Felicito a la Policía Nacional por su labor”, señaló.

Estudiantes del colegio Benjamín Carrión también participaron del proyecto y realizaron presentaciones con comparsas de bailes tradicionales, uno de los números más aplaudidos fueron el de las bastoneras. La Policía Nacional, junto con el distrito La Delicia se comprometió a realizar con más frecuencia estos eventos, visitando otros barrios y generando unión y seguridad. / Redacción Quito.

Fotografías: