Saltar al contenido principal

Ministerio del Interior condecoró a policías, 21 años después de la masacre del Putumayo



Quito.- “Nunca más permitiremos que nuestra policía se enfrente en condiciones inferiores contra la delincuencia, sin el debido equipamiento. No admitiremos que se repita una masacre como la del Putumayo, ocurrida hace 21 años, donde fueron asesinados heroicos policías que fueron más allá del cumplimiento de su deber”, señaló el Ministro del Interior, José Serrano, en la ceremonia de condecoración a los policías que fallecieron y a los sobrevivientes de esta tragedia.

El ministro explicó que esta tragedia se produjo por la presión que ejército de los Estados Unidos a la Policía, debido a que había entregado siete lanchas para operaciones ribereñas de control de narcotráfico. La amenaza de los funcionarios americanos era que iban a retirar estas lanchas, tipo comando, por cuanto no se estaban cumpliendo el cupo en la incautación de droga.

Esta situación obligó a realizar una operación sin planificación, sin armas adecuadas, sin chalecos, y que desencadenó en la emboscada de los guerrilleros de las FARC, perdiéndose valiosas vidas humanas de la Policía y del Ejército.

Estos hechos arbitrarios ocasionaron la masacre, señaló Serrano, quien también criticó al gobierno de ese entonces, por su actuación vergonzosa, pues lanzó a terreno desconocido a policías y militares valientes para que sean asesinados.

La tragedia llena de dolor y muerte trae también la actitud heroica y llena de patriotismo de los integrantes de la patrulla fluvial, donde hombres responsables entregaron su vida en beneficio de la paz ciudadana.

Serrano dijo que nuestro país y la Policía Nacional se ha transformado también como parte de esta tragedia y por eso, “nos estamos jugando el todo por el todo por la seguridad de los ecuatorianos.

Homenaje y Condecoración

Durante la ceremonia el ministro del Interior, acompañado del Comandante General, rindió homenaje a los familiares de los policías fallecidos y a los sobrevivientes, entregando la condecoración con carácter honorífico, en el grado de “Gran Oficial”.

Luego condecoró al General Fausto Tamayo por ejercer la Comandancia General de Policía y al General Patricio Pazmiño, como Jefe de Estado Mayor de la Institución, con la “Gran Cruz del Orden y Seguridad Nacional”, por el mérito profesional.

El General Tamayo agradeció este reconocimiento en nombre de los compañeros que fallecieron y a sus familias. “Continuaremos trabajando para beneficio de la paz. Nunca más un Putumayo, ahora somos la Policía del Nuevo País, con modelos de gestión y de planificación. Vamos hacia un nuevo amanecer”, aseguró.

Recuerdo de un operativo trágico

La Operación “Amanecer” se inició el jueves 16 de diciembre de 1993. Era un patrullaje de rutina para 39 policías y 8 militares que controlaban y vigilaban la línea fronteriza colombo-ecuatoriana, con el objetivo principal de combatir el narcotráfico en el río Putumayo. En la zona existían evidencias de que operaban bandas del narcotráfico internacional.

Esta operación policial y militar conjunta salió muy temprano, cumplió esta actividad y regresaba al puesto base de puerto El Carmen del Putumayo, a las 14h45, en siete lanchas. Al llegar al punto denominado Peña Colorada, desde las riberas tanto colombiana como ecuatoriana dispararon ráfagas de ametralladora, cohetes y granadas que acribillaron y masacraron a policías y soldados ecuatorianos.

Doscientos guerrilleros de la columna 32 de las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (Farc) asesinaron con sus armas automáticas, morteros y granadas a 11 comandos, tres policías desaparecidos y tres militares.

Durante la emboscada, varios policías intentaban defenderse pero la superioridad numérica y de armas fue determinante para la masacre. Quedaron heridos, muertos y cuerpos de compañeros que desaparecieron en el torrentoso río amazónico.

Vídeo:

Según el relato del general Fausto Tamayo, en esa fecha capitán y jefe sobreviviente a este operativo, la columna guerrillera interceptó el paso del pelotón combinado, descargando sus armas indiscriminadamente, para luego perseguir a una parte de los sobrevivientes, a quienes los capturaron, torturaron y asesinaron.

El General Tamayo, recordó esa fecha con dolor y agregó que tuvo la suerte, con otros compañeros de llegar a la orilla colombiana, buscaron el refugio de la selva y posteriormente fueron rescatados por uniformados del GIR, GOE y el Ejército. /Redacción Quito.

Fotografías:


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *